Editorial: Saboreando tu mente

El arte de explorar tu mente, el arte de conocerte y conocerme en el proceso.

Edición, dirección Creativa y escritos por: Lucía Zea


Imágenes usadas:


LOVE CAFÉ: Historias de amor 01

Otra de esas que presenciamos constantemente, que deseamos constantemente.. en un café.


01


Processed with VSCO with a4 preset

El con un cigarrillo, su look de oficina, ella también. Ambos seres sensuales y de ninguna manera aburridos.

Ella lo mira y solo lo mira, perdida en su mirada seductora. Ella no tiene salida.

El la consuela con la mano en su pierna, el le acaricia su dulce rostro.

Se turnan para demostrarse amor.

El está tendido a sus pies, el ruega amor… al igual que ella.

Ambos perdidos, ambos sin solución.

E n a m o r a d o s

Con sus piernas entrelazadas, besos en la mejilla vienen y van, en disimulo tratan de rendirse amor.

En medio del café, ocultan su amor en público.

En sus mentes solo ellos están, nosotros vemos chispas y mariposas sobre sus cabezas.

Processed with VSCO with a4 preset

Finalmente el beso: rápido, con dulzura y sencillo. A escondidas.

Risas y coqueteo, Roces de piel constante.

Adrenalina, coqueteo, adrenalina.

El comienzo de algo excitante y nuevo.

 

Besos con sonrisas.

 

Retos con dulzura

 

Miradas con calor

 

Toques rápidos y con miedo a ser

 

Encantados uno con el otro

 

Rozan sus cuerpos y bocas

Processed with VSCO with a4 presetEllos están

haciendo el amor en compañía,

haciendo el amor en público.

Casi pero no.

Perdida.

En mis pensamientos, en mis sentimientos y en tu cuerpo.

A veces me pierdo, a ratos. En mi mundo. Y en tu mundo, en como sería si yo estuviese en el, en como sería si fuese n u e s t r o.

Sylve-Colless-Franzi-Stegemann-2Pero en realidad estas a medio metro y no te acercas, en verdad me miras. Me miras cuando sabes que no estoy presente, cuando no estoy sumergida en ti. Tu y yo sabemos muy bien a que juego estamos jugando. Nadie hace nada pero en realidad ambos hacemos todo por la atención del otro. Solo eso. Atención. Aunque quizás me interesa conocerte, entenderte. Hablarte.

Y por qué nos gusta ese juego, ese toma y dale, ese tira y jale. Quizás porque si no te dejo entrar no puedes herirme, quizás por miedo al rechazo o quizás por miedo a intentarlo.

Miedo a conocernos, miedo a querernos. q u e r e r t e.

Pero ese juego es lo único que tu y yo tenemos.

N a d a, entonces.

Ese juego de que nos llamamos con la mirada pero sin acercarnos. Ese mismo en el que ignoras mi existencia, ese mismo en el pretendemos ser extraños. Ese mismo en que nos ignoramos mientras nuestras miradas se cruzan. Donde nuestras cuerpos se rozan pero nuestras manos nunca se juntan.

Sylve-Colless-Franzi-Stegemann-3-722x1024Y muchas veces he pensado que no me gusta este juego, pero de pronto me encanta, nos encanta. Me encanta tanto que lo odio, te odio.

A medias distancias, a medias palabras y casi momentos. A eso nos dedicamos. Pero especialmente a imaginar esos casi momentos, esas casi palabras y todos los casi.

Pero ven acá, pregunta seria. ¿Cuál es nuestra maricada? O es la de todos? Es que todos somos así? O solo tu y yo? O es que es la costumbre? La costumbre, costumbre de estar pero no estar, de no comprometernos, de no dar nada pero querer todo. De que te quiero pero te alejo, de que te quiero y lo niego.

Maricada en verdad.

Porque si yo te quiero y tu me quieres? Que más da?

4c1a945d21f20393bcac73f113943b77O mejor seguimos este juego a medias.

dime tú.. ¿cómo quieres vivir?

“Casi”.

Y es así como tu y yo perdemos el tiempo.

N a d a, entonces.

LOVE CAFÉ: Capítulo 1: en busca de ese algo

En busca de ese <algo>

love café capitulo 2A veces es difícil encontrar inspiración. Estar sentado frente a la pantalla o al lápiz y el papel y querer que las palabras fluyan. Pero en realidad no es tan fácil como parece.

El café ha sido para mi un lugar de desahogo incontables veces. Es aquí también donde las ideas fluyen junto con los pensamientos de cada una de las personas presentes. Y es por eso que regreso hoy aquí, en busca de entender ese pensamiento que ha estado rondando por mi cabeza estos últimos días: El amor, esa palabrita que a veces olvidamos.

El amor en este caso no lo limito al que existe entre una pareja, pero lo veo como algo muy global. Ese amor que uno necesita diariamente en el corazón para responder a las adversidades de la vida, para responder a las cosas maravillosas que nos suceden, a las trágicas, a las extrañas, a las que nos sentimos orgullosos y a las que no tanto. Hoy escribo en medio de un café frío y un croissant y me doy cuenta o mejor dicho me acuerdo que el amor siempre me ha ayudado a ser paciente y fuerte ante todas las cosas que me presenta la vida.

love café capitulo2.1

Es allí en medio de el sonido placentero de las teclas que se mueven y mis constantes miradas alrededor del lugar que me doy cuenta que este amor no es solo lo que me permite responder a la vida pero es aquel que me inspira. Esta inspiración nace de ese sentimiento, de lo que nos genera el amor. Porque nos enseña que debemos luchar por lo que queremos, porque nos permite actuar con pasión y dedicación y porque a través de este podemos permitirnos sentir. S e n t i r  lo que pensamos, lo que soñamos y lo que obtenemos. En este capítulo de hoy quiero invitarte a sentir todas esas emociones que suprimes a diario por la necesidad de mostrarse perfecto, por querer olvidar y superar y por creer que todo siempre va a estar bajo control. Sentada aquí al frente de unas cuantas veinte personas encuentro esa inspiración amor que tanto estaba buscando. Es aquel que me permite moverme a diario, dar paso tras paso, tomar un trago más del café amargo y lo más importante, esparcir ese amor a todas aquellas personas que me rodean.

Y ahora es tu turno: Tomate un café y busca eso que te inspira,

Te aseguro que no te decepcionará.

-Mona

 

 

 

Las fotos no son de mi autoridad, la edición sí.

 

LOVE CAFÉ: El inicio

portada love caferemodeladaUna mesa para uno por favor. Sí, para uno.

Me encuentro nuevamente en el café de muchos y de pocos, escuchando y analizando conversaciones ajenas. Con el café se comparten experiencias de amor, con un ponqué de Nutella se derraman algunas lágrimas y donde un apretón de manos se puede convertir en un beso o fácilmente en una mirada de decepción más.

Esa curiosidad siempre está presente en medio de mi vaso de té y es por eso que escucho a medias, pretendiendo desinterés y regalando sonrisas a extraños. Hay cierta belleza en el hablar de los demás, en sus experiencias y valiosas enseñanzas. Un arte que pocos aprecian.

Los cafés son perfectos para estar solos en compañía, quizás por eso me encuentro diario allí. También porque el sentimiento que brinda una taza de té y muchas voces en sintonía me hace sentir completa, una manera de romper la rutina del día y trabajar en nuestras miles de tareas que constantemente sacamos excusas para no hacer.

Hay tantas cosas que suceden aquí, voces que cuentan miles de historias diferentes. Gustos y miradas distintas, algunas solas, otras acompañadas e incluso algunas cuantas perdidas. Cada uno con una razón distinta de estar allí en esa mesa de madera con una taza más de café amargo. Pero lo que todos tenemos en común es esa misma atracción por aquellos lugares movidos, llenos de vida e ideas. Donde puede haber trabajo con buenas conversaciones y mundos distantes en arial doce y separadores. Es un lugar que nos hace sentir en compañía sin necesariamente estarlo. Es aquí donde planeo inspirarme, de todo lo que rodea estos espacios, o espacios con el mismo ritmo o simplemente donde haya voces narrando historias. Esta Columna busca conmemorar esas conversaciones ajenas en alta voz, momentos que todos vivimos en algún momento de nuestra vida y palabras que nos harán sentir que no estamos solos en esto. Quiero compartir esas experiencias, esos sentimientos y esos momentos amargos y dulces de un café en un capítulo cada semana.

Bienvenidos a este café compartido.

 

Con amor,

 

Mona.

21

L e t r a s

Lalala

21

Y entre tu boca y la mía hay un

mordisco, ¿o dos? Dame 3 mejor.

Regálame tus ojos, pero solamente

porque me encantan como brillan al

mirarme, como se seducen al seguir el

trazo de mi cuerpo,

como se deleitan cuando nuestras miradas se cruzan en disimulo.

Déjame entrar, noc noc, estoy afuera.

 

 

 

 

 

 

 

La foto no es de mi autoridad.

Edición por Lucía Zea

 

 

 

A Medio Paso

IMG_0301Las pieles eran color champaña en una oscura madrugada. Una melodía placentera se movía al ritmo de nuestros pies lentos. Las coloridas sombras zumbaban alrededor del jardín. Sin poder contar cuantas veces ya, me encontraba nuevamente entre las plantas de un hogar ajeno. El color verde oscuro llenaba los espacios entre la música y las burbujas blancas del licor. Se escapaba en medio de las telas, mientras sus dueñas incomodas intentaban bailar las tantas piezas de la noche.

Era otro día oscuro sin empezar donde yo era una musa otra vez. Una aguja, se entrometía en mi piel varias veces, traspasando un hilo color champaña desde mis muslos a mis tobillos morados. El hilo se infiltra en mi piel cada noche de luz color champaña en aquel jardín ajeno lleno de otras como yo. El dolor era profundo, pero no inusual. La aguja no causaba el dolor, el caminar sí, aunque el caminar en realidad no sucedía. Era más como un medio paso y otro medio paso. El dolor no era propio, todas nos movíamos unánimes al son de una canción de cuna. El viento se paralizaba al ritmo de mis pies y mi única pierna. En horas como esta, las musas teníamos una sola pierna. Ocupaba el espacio perfecto entre la tela rígida de la falda larga y recta. La unión entre las dos piernas era perfectamente invisible. Los rastros de tener dos piernas desaparecían por completo en aquellas noches.

IMG_0310IMG_0305

IMG_0305Esto sucedía regularmente, para ser exactos, dos madrugadas cada semana. Teníamos razones de sobra para celebrar, nos inundaban grandes momentos de euforia y disfrute en toda Francia. Si les puedo ser honesta, ser musa no tenía nada de disfrute. La velada transcurría segundo por segundo en el reloj gigante del jardín. Las sonrisas eran fingidas y rutinarias hacia los hombres que pedían bailar con nosotras. De costumbre y por obligación bailábamos a medio paso, ellos también, acostumbrados a este tipo de veladas. Paso a paso, el viento se colaba en medio del estómago y se chocaba en la pierna. Exhausta pedía permiso para retirarme del paso a paso, para quedarme quieta por unos minutos. No había sillas para descansar, no servirían de mucho igual, no podíamos sentarnos sin caernos.

IMG_0310Éramos musas, aquellas con una sola pierna, supliendo el deseo de un hombre, que en algunas noches se volvía realidad. En estas fiestas aquel nos permite soñar con la libertad, pero solo a medio paso. De pie por algunos eternos segundos charlaba con los hombres que pasaban a saludar, esperando que se acabara la noche. Desesperanzada me ilumina una luz amarilla, que lentamente opaca la de color champaña, permitiéndome por primera vez en la velada caminar otra vez.

 

 

 

Reto: Texto Fantástico

Tema: Belle Époque/Paul Poiret

Reto Instagram: Subir tres fotos que hablen del tema.

IMG_0311

Instagram story:

Edición por Lucía Zea

Fotos originales no son de mi autoridad.

Miedo, calor, miedo.

HUNNY

Margaritas rosas y amarillas. Viento frío y lento. Diente y pétalos. ojos vidriosos y zonas hojosas. Piel sudorosa. Miedo. Calor. Miedo.

sunny

 

 

 

 

 

Viento que quema. El frío se confunde con el calor. Zonas opuestas, café y leche, leche y café.frio

Pieles pegajosas, mallas marcadoras. Todos saludamos al sol, con líquidos dorados y espumosos un poco agrios también pero siempre satisfactorios. Pieles doradas, resecas y espejosas. E S P E J O S A S: espejismos, espejos, espejismos.

hello2

 

hello

Bailan gotas por nuestra espalda, se besan y bailan otra vez. Las gotas desaparecen al juntarse con el mar, el mar cloroso y del color del cielo. Flotadores de colores, cuellos de arcoíris y melcochudos, dientes manchados y destemplados. Sol de mi altura, bajita, sol frío, sol estable, sin bloqueador, cachetes de camarón. La noche nos saluda con un mar furioso y oculto. Los mosquitos nos pellizcan y la oscuridad nos enceguece. Restos en cajas, cuerpos sin energía y besos de despedida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Edición de fotografía por Lucía Zea

Las fotos originales no son de mi autoridad:

 

Editorial: La Visión Revolucionaria de Conde Nast para Vogue

La Visión Revolucionaria de Conde Nast para Vogue

Comunicación de la Moda. Tema: Llegada de Conde Nast a Vogue

 Captura de pantalla 2018-09-24 a la(s) 11.00.11 p.m.Captura de pantalla 2018-09-24 a la(s) 11.05.52 p.m.

Un texto con una imagen y mucha tinta, tan simple pero tan revolucionario. Las revistas podrían ser solo eso, revistas, pero un hombre quiso más, un poco mucho más. Y el mundo conoció a Condé Nast. El Dios de las comunicaciones de moda, el creador de Vogue: La biblia de la moda, que lleva más de cien años revolucionando una industria compleja y competitiva. Al Nast comprar la revista, pasa de ser una revista semanal, con textos, imágenes y mucha tinta a ser un lugar para soñar y también para crear. Ahora con unas cuantas mil páginas más para solo obtenerla dos veces por semana pero con estilo de sobra. 

Captura de pantalla 2018-09-24 a la(s) 11.00.02 p.m.

Condé Nast revolucionó no solo la industria de la moda, pero el arte, la publicidad y en general la cultura del periodismo. La mente de Condé estaba mil años adelantada de su tiempo. Nast logró darle vida a una Vogue común y corriente (que sin su llegada no sería lo que es hoy en día) porque entendió a quién se dirigía. Las mujeres. Mujeres de la alta sociedad. En una época machista y sexista, en un planeta de hombres, donde el poder y el estatus lo era todo, este hombre vio lo que tenía ahí, en frente. Él las vio a ellas. Sí, los hombres tenían ojos, veían sus hermosos cuerpos y sus extravagantes vestidos, pero sus mentes, sus mentes las veían blancas. En una sociedad hecha por ellos y al beneficio de lo masculino, regida por medio de sus necesidades, era difícil que alguien más se distinguiera. Pero con gran observación, Condé Nast supo que ellas revolucionarían el mundo y por eso las puso de su lado.

Captura de pantalla 2018-09-24 a la(s) 10.45.31 p.m.

A través de una revista, con mucho poder, lujo y romance, les dio protagonismo para tener necesidades, para existir, para brillar, para ser mujeres. Y les dio el ítem perfecto donde podían existir: Vogue: La consejera, la especialista y consultora de moda y estilo de vida. Un lugar en el cual podrían conocerse así mismas, conocer a otras como ellas, sentirse especiales y el lugar donde podían regir el mundo. Creó un espacio hecho para y por las mujeres. Donde ELLAS tienen pensamientos e ideas, donde se representa toda una generación de voces, donde pueden hablar de sus problemas, donde las mujeres pueden ser ellas y solo ellas. Nast revolucionó el mundo a través de las mujeres: de su poder, de su sexto sentido, pero ante todo de sus mentes brillantes.

 

Editorial Completa para Clase: Comunicación de la moda.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Edición por Lucía Zea

Las fotos no son de mi autoridad.

Fotos de las siguientes editoriales:

EDITA VILKEVICIUTE BY QUENTIN DE BRIEY FOR THE EDIT OCTOBER 2017

ELLE Russia September 2018 Sveta Danika Lauren Rocio Ramos

Harpers-Bazaar Netherlands September 2018 Simone Doreleijers Katelijne-Verbruggen

Maximiliano Jorquera Latest Editorial Vogue Mexico

Nathalie Edenburg Glamour-Brazil September 2018 Ivan Erick